4 consejos de relaciones públicas para las “mañaneras” de AMLO

Dejando a un lado lo exitoso que le resulta realizar conferencias de prensa diarias para dictar agenda mediática, posicionar sus frases entre sus seguidores e incrementar su popularidad, el formato de “las mañaneras” de AMLO ha creado otra clase de problemas, en especial para los reporteros y medios de comunicación que cubren al presidente. Es por ello que aquí escribo 4 consejos de relaciones públicas que serían muy útiles para el presidente López Obrador -y para cualquier vocero-.

1. Parar el formato diario.

Sin duda el más importante. Una de las consultorías más importantes que podemos hacer a nuestros clientes es precisamente saber cuándo un tema amerita una conferencia de prensa. Existen tantos temas en la agenda en un país como México que es imposible tener respuestas claras para todas las preguntas en un formato diario. Sin mencionar que termina siendo repetitivo y reiterativo, pues no hay mucho avance que se pueda reportar de un día a otro. Lo ideal sería tener una conferencia semanal para así tener información más precisa y avances que compartir.

2. No especular.

A menudo vemos al presidente atender preguntas con respuestas ambiguas o sin tener claridad sobre el tema en cuestión. Es por ello que capacitamos a todos nuestros voceros para que sepan que no se debe dar una respuesta sin tener certeza sobre lo qué se va a decir. Es por ello que en la mañana vemos que los medios publican notas que en el transcurso del día son corregidas puesto que la información no era precisa.

3. No hablar sobre temas que desconoce.

Otra de las principales lecciones que enseñamos a los voceros. Si te preguntan sobre un tema que desconoces no debes contestar solo por responder. Si en ese momento no cuentas con la información es mejor no hablar sobre el tema hasta estar bien informado.

4. Solo citar datos y cifras confirmadas.

La información de soporte vale oro cuando está bien sustentada y justificada. En el formato de una conferencia diaria es muy difícil que se pueda tener siempre numeralia y datos confirmados al cien por ciento. En estos casos es mejor no dar cifras pues luego serán desmentidas por la investigación de los reporteros. También por ello es muy importante citar la fuente de dónde se obtuvo la información e incluso proporcionar soporte impreso o digital a los medios presentes sobre dichas cifras.

Las mañaneras del presidente López Obrador cumplen los propósitos por las que él las realiza, pero el desgaste mediático que genera la cobertura de medios enfocada a realizar correcciones y precisiones sobre la información que presenta son sin duda un buen caso de estudio y un ejemplo claro de por qué los consejos de relaciones públicas juegan un papel tan relevante para una clara comunicación y difusión de mensajes de los voceros hacia los medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *