El fracaso de Foursquare con el consumidor

El fracaso de Foursquare con el consumidor

En 2009 Foursquare nació como una innovadora plataforma social donde la gente podía compartir con el mundo su ubicación, los lugares que frecuenta, recomendar y conectar con amigos. A pesar del grave problema de seguridad que esto pudiera representar, Foursquare se volvió un éxito y la aplicación contaba con millones de consumidores compartiendo su día a día.

Pero en 2014 la gente de Foursquare se dio cuenta que había partes poco rentables en su plataforma y que la más provechosa para sus fines económicos era la de recomendar lugares a dónde ir. Es por ello que decidieron dividirla en dos apps y ahí nace Swarm. Desde entonces, Foursquare se olvidó del check-in y se dedicó a ser un producto más en un medio plagado de apps y sitios para recomendar lugares como Yelp o Tripadvisor. Mientras tanto, Swarm de encargaría de los check-ins, la nada redituable parte de Foursquare.

Swarm, la app que todos los consumidores odian.

El rechazo del consumidor no se hizo esperar y de inmediato millones de personas a nivel mundial se quejaron de la estrategia de la empresa, alegando que tener dos apps es innecesario. Ignorando por completo a sus clientes, Foursquare siguió adelante con su estrategia y ahora presenta su nueva versión para móviles, el Foursquare 8.

A pesar de las benévolas revisiones de sitios como Mashable y The Verge, el rechazo del consumidor es claro y sigue presente. Tan sólo basta con entrar al AppStore de iOS y ver las pobres calificaciones de ambas apps, los comentarios negativos e incluso, la nueva app de Foursquare ni siquiera figura entre las 150 apps más descargadas.

Sin importar lo bien que hablan los medios de las apps, el consumidor tiene la última palabra y su rechazo es absoluto.

El consumidor ha hablado. Ahora es turno de ver el camino que tomará Foursquare para recuperar a sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *